Museos. Nuevos discursos y diseños

Los museos están experimentando un momento emocionante y vibrante. En la era digital en la que las pantallas táctiles y la interactividad ya son tecnologías comunes en los espacios expositivos,  los valores intangibles son los que toman el relevo de la prioridad. Los museos replantean sus discursos dando más importancia a la participación, el diálogo y la emoción de la experiencia al mismo tiempo que el diseño incorpora instalaciones inmersivas a gran escala, la inteligencia artificial, los hologramas y especialmente la tecnología sin barreras ni visores.
¿Cómo cambia el espacio expositivo?, ¿cuál es el papel y significado del objeto en el museo experiencial?, ¿cuál es su centro de atención? En este post vamos a ver algunos ejemplos de los últimos proyectos de museo.
El MORI Building Digital Art Museum de Tokio construido con motivo de la celebración en 2020 de los Juegos Olímpicos y Paralímpicos, es el primer museo del mundo completamente digital en el que todo lo expuesto es virtual y perceptible mediante proyecciones. Las 50 instalaciones digitales caleidoscópicas se exponen en 10.000 m2 de superficie vacía. Las paredes, los pavimentos y los techos, adquieren nuevas funciones incorporando superficies espejadas y elementos complementarios. El espacio resultante es un receptor de tecnología de mappings de realidad virtual que, a partir de la captación en tiempo real de las sombras que producen los visitantes, generan nuevas obras virtuales proyectadas. Una de las ideas de los autores fue romper barreras físicas realizando proyecciones de todo tipo y en todo tipo de superficies, generando de este modo la sensación de espacio infinito. Las instalaciones inmersivas son obras de arte virtual de gran formato en las que los visitantes pueden entrar, interactuar y forman parte de ellas.

En el Illinois Holocaust Museum, con el objetivo de preservar los relatos de los testimonios de una generación que vivió el horror de los campos de exterminio nazis, estrenó los primeros hologramas tridimensionales en el Centro Take a Stand. Desde 1994 Steven Spielberg y la fundación Shoah grabaron 55.000 testimonios de sobrevivientes y testigos del Holocausto y se asociaron con el museo de Illinois para crear personajes virtuales que, mediante la reflexión del efecto Pepper’s Ghost y la inteligencia artificial se transformaron en hologramas con lo que el público puede conversar en tiempo real con la imagen holográfica de los supervivientes.

Por último, la exposición permanente Story of the Forest del National Museum of Singapore,  realizada por la empresa Teamlab, presenta un entorno interactivo de 117 metros de proyecciones continuas de Virtualidad Aumentada, realizadas en tiempo real, sobre un ecosistema de naturaleza virtual. La exposición se basa en la recreación y animación de un libro que recolecta dibujos de historia natural del siglo XIX. En este caso la tecnología busca recrear las sensaciones de andar por un bosque vivo. Mediante la pantalla del móvil, el visitante puede aumentar la información, interactuar con los animales y, a partir de ellos, crear colecciones propias.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *