Impacto del confinamiento en los museos. A partir de los informes de UNESCO, ICOM y NEMO

En diversos países el confinamiento llega a su fin. Esta semana muchos museos ya han empezado a reabrir sus puertas. Ha llegado el momento de evaluar los resultados de los efectos del confinamiento.

En la segunda quincena de mayo, importantes organizaciones culturales de nivel internacional, como UNESCO, ICOM y NEMO, han hecho públicos los resultados de las encuestas que se han llevado a cabo, con el propósito de evaluar el impacto que han tenido las medidas de confinamiento impuestas a causa del COVID-19 en el sector museístico. La UNESCO ha encuestado 459 museos de 5 continentes, el ICOM 1600 instituciones, ubicadas en 107 países distintos, de diversos continentes y la NEMO ha recibido datos de 1000 encuestados, de 48 países europeos. Los informes analizan todo tipo de cuestiones relacionadas con la actual situación de los museos y sus plantillas, los pronósticos sobre las consecuencias económicas, la seguridad y el uso de las tecnologías digitales. En este post hago una breve revisión de los tres documentos con un enfoque especial en las tendencias del uso de las tecnologías.

La reapertura y el modo online

El confinamiento ha obligado al cierre del 90% de las instituciones museísticas de todo el mundo (UNESCO, 2020). Al principio de esta situación los museos estaban en puntos de partida desiguales en cuanto al formato online. Al final del confinamiento, a la hora de determinar en qué dirección se van a desarrollar sus actividades futuras, sobre todo en lo que se refiere al modo online, han resultado factores decisivos, determinar cómo se crean y organizan los equipos de trabajo, el reparto de responsabilidades entre la plantilla, el presupuesto y la disponibilidad de recursos digitales.

Creación de equipos

El paso forzoso a la incorporación del modo on line, ha inducido a los museos a replantearse las responsabilidades del personal y, situándose en este contexto, han considerado como tarea prioritaria la elaboración de estrategias que permitieran mantener el contacto con el público. Preguntados por ICOM si hay disponible personal especializado en el ámbito de las actividades digitales, casi el 80% de los museos ha afirmado que tienen contratados equipos dedicados a las actividades digitales en plantilla, mientras que el 18% restante ha contestado que no disponen de este tipo de personal (ICOM, 2020).

Casi el 80% de los museos europeos ha modificado las tareas de las plantillas en función de las necesidades actuales y, más del 30% han elaborado específicamente las tareas del personal para llevar a cabo actividades conjuntas con el sector digital (NEMO, 2020).

Estrategias del uso de los recursos digitales

Durante el confinamiento, casi todos los museos han reciclado los materiales digitales existentes: colecciones online, recorridos de 360°, museos virtuales, publicaciones online, exposiciones digitales y materiales virtuales publicados en la plataforma Google Arts & Culture. Prácticamente todos los museos se han servido de los materiales recopilados y han empezado a desarrollar nuevas estrategias. Los países con recursos limitados (sobre todo los situados en el continente africano) han dedicado el 95% de su actividad a procesar los materiales ya creados.

En lo que se refiere a los presupuestos, tan solo el 5% de los museos encuestados ha gastado más del 15% de sus recursos para desarrollar las comunicaciones digitales (ICOM, 2020). Un número similar de museos europeos (16%) ha aumentado su presupuesto para promover estrategias digitales (NEMO, 2020).

El carácter limitado de los recursos humanos y económicos durante el confinamiento, ha obligado a los museos a apostar por las tecnologías que no requieran gastos adicionales o experiencia y competencias especiales (por ejemplo, hashtags en redes sociales o estrategias que emplean colecciones virtuales ya existentes) y a dedicar menos atención y esfuerzos a aquellos recursos cuyo uso y creación requiere tiempo y dinero (por ejemplo, los podcast) (NEMO, 2020).

Inmersión en el espacio virtual

Pasadas las tres primeras semanas del confinamiento, el 80% de los museos ya utilizaba los recursos virtuales de manera muy activa. La lista más completa de estos recursos la ofrece el informe de la NEMO (educación online, exposiciones virtuales, recorridos virtuales, podcast, programas en YouTube, newsletter, contenido live, incorporación de piezas en las colecciones virtuales, hashtags en redes sociales y todo tipo de concursos).

Durante el confinamiento los muesos han empezado a desarrollar rápidamente exposiciones y recorridos virtuales (NEMO, 2020). Sobre todo, cabe destacar los eventos online live que han empezado a ponerse en marcha y están considerados, por las tres organizaciones, como un posible formato de desarrollo en el futuro. Mientras los podcast y los newsletter, según los informes, permanecen en el mismo nivel.

La UNESCO ha destacado tres grupos de actividades creativas que han surgido durante el confinamiento: el uso de «una visión no convencional», robots para realizar recorridos en salas vacías y, por parte de los comisarios, experiencias o exposiciones online, como por ejemplo, «cóctel con comisarios» (Frick Collection, New York) o presentaciones de colecciones virtuales en formato de videojuegos (Angermuseum, Germany with Animal Crossing) (UNESCO, 2020).

Gráfico 1. Distribución de los recursos digitales (Fuente: UNESCO, 2020). 1-Recursos previamente digitalizados
2 – Exposiciones en línea, 3 – Redes sociales, 4 -Actividades originales

De acuerdo con los datos proporcionados por la NEMO, la clave de una exitosa interacción con el público radica en crear grandes cantidades de contenido. Cuanto más contenido haya, más público le prestará atención.

Durante el confinamiento, el espacio virtual también ha acogido todos los eventos laborales, talleres y conferencias que ya estaban programados. Se organizaban en formato de webinarios  o de reuniones virtuales, gracias al uso de las aplicaciones Zoom, Skype y Google Hangouts (UNESCO, 2020).

Crecimiento significativo de las redes sociales

Los tres informes mencionan un crecimiento significativo de las redes sociales. El 50% de los museos de todo el mundo ha aumentado su actividad en las RRSS (ICOM, 2020)  y en Europa lo ha hecho el 70% de los museos (NEMO, 2020). Con esto, el 80% de las instituciones culturales ha utilizado Facebook y el 20%, Instagram. Un crecimiento considerable ha experimentado el uso de hashtags (NEMO, 2020). Al mismo tiempo, tales formatos como contenido live en Facebook, audiomateriales o videotransmisiones en YouTube han diversificado los medios de comunicación en las redes sociales (UNESCO, 2020).

La valoración final de la popularidad del uso de los recursos digitales está reflejada en el gráfico 2. (NEMO, 2020).

Gráfico 2. La popularidad del uso de los recursos virtuales en los museos. (Fuente: NEMO, 2020).

¿Qué más dicen las cifras de los informes?

Los tres informes muestran que el confinamiento ha llevado, a muchos museos de todo el mundo, a sumergirse en el océano digital y a empezar a transformar los recursos ya disponibles, y crear nuevos formatos para interactuar con el público.

A parte del  incremento de la presencia de los museos en Internet, se observan desigualdades en el sector museos respecto a las inversiones en TIC.

La implementación de una política digital presupone un pensamiento global centrado (1) en la digitalización de las colecciones, (2) en el inventario de colecciones, (3) eun una mínima infraestructura de TI (toma de fotografías, escaneo, computadoras), (4) en acceso suficientemente estable a Internet y (5) en personal dedicado, con las habilidades mínimas, para llevar a cabo este tipo de operaciones (UNESCO, 2015). Muchos museos aún no han elaborado inventarios de sus colecciones, mientras los grandes museos tienen equipos dedicados exclusivamente a su estrategia. Han destinado mucha financiación a la digitalización de sus colecciones y redes sociales, lo que ha permitido aumentar sustancialmente el número de visitantes en sus sitios web durante el período de cierre (por ejemplo, el Louvre vivió un aumento en las visitas a su sitio web, de diez veces en los primeros días de confinamiento en Francia. Luego se estabilizó en el triple de su promedio).

Un mensaje de ánimo

A pesar de las desigualdades existentes, los pequeños museos no deben desanimarse. Los servicios online y las redes sociales brindan muchas oportunidades para que cada museo encuentre su camino y su audiencia.

En un artículo recién publicado, que trata del neoyorquino Museo Metropolitano de Arte, Claire Lanier, la community manager, ha hablado sobre las nuevas iniciativas que el museo ha implementado durante el confinamiento y que han permitido aumentar significativamente las visitas online.

La principal estrategia digital ha sido la búsqueda de nuevos caminos que le permitieran al público expresar su potencial creativo. Las iniciativas que han llegado a gozar de especial popularidad son los talleres de dibujo o de interpretación de las obras de arte de las colecciones mediante el hashtag mettwinning. Claire ha señalado que, durante el confinamiento, era sumamente importante cómo dirigirse al público. El tono tenía que ser auténtico y se tenían que hablar y explicar los acontecimientos que se estaban produciendo.

A lo largo del confinamiento, el museo ha empezado asimismo a experimentar con nuevos formatos y ha puesto en marcha eventos live, sobre todo los que se llevan a cabo en Instagram y ahora son enormemente populares.

Se puede observar que el rasgo que caracteriza las nuevas vías de interacción con el público, en las condiciones impuestas por el confinamiento, es la humanización de las experiencias digitales. Cada vez se dedica más atención y esfuerzos a establecer relaciones de confianza con los visitantes, a desarrollar capacidades creativas (véanse los hashtags para la interpretación del arte), a poner en marcha talleres de dibujo y a cultivar dotes poéticas. Otro aspecto importante es el desarrollo de la empatía, la capacidad de entender las necesidades emocionales del público. Por esto no es ninguna casualidad que sean los formatos de los eventos live con presencia humana (recorridos virtuales, talleres creativos, conciertos musicales) los que disfruten de una demanda cada vez mayor.

Muy pronto muchos museos van a retomar sus actividades. ¿Por qué no invitar a los visitantes a entrar en el museo, durante la jornada de apertura, y vivir juntos este momento especial compartiendo en directo todas las emociones?