Claves para distinguir la Realidad Virtual de una imagen de 360º

En mi práctica académica y profesional me encuentro a menudo con casos en los que entidades turísticas o culturales, con el fin de atraer nuevos visitantes, mediante slogans y campañas de marketing afirman que los tours virtuales que ofrecen se basan en la Realidad Virtual cuando, en realidad, la mayoría de las veces simplemente se trata de fotografías o grabaciones de 360º.
En este post voy a presentar algunas claves que permiten determinar de manera fácil y precisa, sin necesidad de conocimientos técnicos, qué tipo de tecnología están en nuestras manos.
Uno de los parámetros, que muchas veces nos confunde, es la presencia de un visor. A menudo los usuarios creen, erróneamente, que las gafas 3D son una de los condicionantes para que una visita sea de Realidad Virtual. Y no es cierto, porque la función principal de las gafas 3D es proporcionar la visualización del contenido en 3 dimensiones. Existen muchos ejemplos del uso de la Realidad Virtual visualizada en 2D, como sucede en las pantallas de los móviles, de las tablets, en páginas web o en las proyecciones en superficies, como fachadas de edificios, paredes y suelos.
 La Realidad Virtual de la ciudad romana Barcino visualizada en  2D en la pantalla de la tablet                                      
También puede ser confuso el uso frecuente de la palabra inmersivo que muchos de nosotros relacionamos con la Realidad Virtual. En realidad, el concepto inmersivo es sinónimo de imagen esférica o de vista panorámica. Simplemente se trata de que el ángulo de visualización de 360º, con el que podemos ver el contenido con una sensación envolvente. Lo calificado como inmersivo, permite acceder a una visión completa de un lugar al poder visualizar todo lo que ocurre alrededor, desde el punto de observador y, evidentemente, amplia el campo de visión de 45º que es el que se considera normal.

La campaña  pormociona viajes en Realidad Virtual de Google Earth, en realidad esta basada en una serie fotografias de 360º 
En realidad, para saber con seguridad de qué tipo de tecnología se trata, es necesario fijarnos en las características del entorno o escenario que nos proporciona la experiencia
En la Realidad Virtual, el entorno está siempre generado en un ordenador, mediante tecnología informática, y corresponde a mundos imaginarios o  recreados de la realidad real. Muchas veces se trata de un mundo de fantasía propio de los videojuegos, películas de ciencia ficción, dibujos animados, aquellos recursos a los que todos estamos familiarizados gracias al cine en 3D o productos de ocio.

 La película Avatar es un ejemplo del mundo virtual imaginario generado por ordenador y grabado 
En el campo del turismo cultural la Realidad Virtual es una herramienta eficaz para realizar recreaciones y reconstrucciones de todos aquellos objetos, edificios y monumentos que fueron destruidos o se conservan parcialmente. Con la ayuda de esta tecnología se pueden recrear entornos físicos a escalas distintas desde los detalles más pequeños hasta las grandes estructuras urbanas enteras.


La grabacion de la Realidad Virtual generada por ordenador de la ciudad ibérica Ullastret  se puede ver a través de tablets en 2D o con cascos en 3D.
En cambio,  las imagenes o grabaciones de 360º parten de la imagen  real, es decir de la realidad que vemos y que ha sido grabada mediante foto o video con el uso de las cámaras de 360º o escaners de 3D. Se trata de los recursos ampliamente utilizados especialmente para promocionar destinos turísticos y para crear visitas virtuales en los museos.

Visitas virtuales basadas en las fotografias de 360º de las salas del museo Británico y del museo Pushkin
Otro uso de los videos de 360º es creación de las películas cinematográficas con participación de los actores con el fin de realizar los tours de los llamados viajes en el tiempo.

Película grabada en 360º sobre la historia de las telecomunicaciones de la Fundación Telefónica, Madrid. Aquí se puede leer el anuncio que promociona el viaje en el tiempo en Realidad Virtual.
Por último, hay que tener en cuenta que la Realidad Virtual es muy costosa de crear ya que para generarla se necesitan equipos y profesionales especializados en diseño informático mientras que para grabación y montaje de una foto o película en 360º no son necesarios recursos especializados.
Esperamos que este post os haya servido de ayuda para entender las diferencias entre dos tecnologías y os sirva de  guía para poder examinar el tipo de tecnologías que se usan en los productos turístico-culturales modernos.
Os invito a exponer casos que conocéis y que consideráis interesantes para compartir en los comentarios.

2 pensamientos en “Claves para distinguir la Realidad Virtual de una imagen de 360º

  1. Barcino 3d está en 3d no 2d, solo que tiene mucho contenido con textos he imágenes y algunos panoramas. La versión móvil por el peso se elimino el territorio, la parte territorial está en 2d, pero la urbana y arqueológica son 3d

    • Hola Juan. Muchas gracias por tu comentario. Seguramente te refieres al modelo digital del poblado. Es cierto, Barcino representa una reconstrucción en 3D. En el artículo se refiere no al modelo, sino al modo como este modelo se visualiza. En este caso Barcino se visualiza en 2D porque accedemos al modelo tridemensiinal mediante una app o una web, es decir desde las pantallas planas que no permiten visualización en 3D.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *