Cómo la tecnología está cambiando nuestra manera de visitar edificios históricos: casa Batlló

Cuando hablamos del diseño del producto turístico cultural “visita a edificios denominados  históricos” (Sibina, 2016)  es necesario tener en cuenta varios factores que entran en juego e influyen en la manera de cómo los visitamos. En primer lugar es importante analizar el estado de conservación del edificio. En segundo lugar tener en cuenta la tipología del uso o función que tuvo en el pasado: residencial, religioso, defensa, industrial, etc. y, por último, es importante destacar su evolución histórica exponiendo todas las fases de su vida, desde que nace, vive y muere.

Otro componente importante en el diseño de la visita a un edificio histórico  es el uso de las tecnologías de la información y la comunicación (TIC).  Las constantes mejoras de la tecnología y su amplio introducción en el campo del patrimonio cultural con fines de conservación, difusión y preservación del patrimonio arquitectónico (Grevtsova, 2015), va aumentando su área de intervención y hace que las tecnologías se incorporen también como herramientas para enriquecer y mejorar las experiencias de los usuario durante sus visitas a edificios históricos. En los últimos años, en el mercado turístico cultural han sido lanzadas una gran variedad de herramientas digitales para realizar visitas online y on site de los entornos patrimoniales: guías móviles, rutas con códigos QR, reconstrucciones y recreaciones virtuales in situ, gafas inteligentes de realidad aumentada y realidad virtual, etc. (Anuario AC, 2017).

Centrándonos en la visita en sí ¿pueden las TIC cambiar el paradigma tradicional de visitar un monumento y acercarnos más a su vida? ¿Cuál es el papel y el propósito del uso de las TIC en la comprensión del edificio? Gracias a la implementación de las TIC, ¿ha cambiado la experiencia de visita del visitante y su contacto con el pasado? ¿Las TIC han sido motor para aumentar la demanda y el número de visitantes al monumento?

A continuación vamos a analizar uno de los proyectos innovadores en términos del uso de las TIC para mejorar y enriquecer las visitas a edificios históricos.

Casa Batlló: resucitar una casa residencial

La Casa Batlló es una de las ocho obras del arquitecto Antonio Gaudí que forman parte del Patrimonio de la Humanidad de la Unesco  y  por ser la única que empezó a utilizar las TIC en su visita. Todas las obras son productos turístico culturales, con la excepción de la Casa Vicens, que tuvo un uso residencial hasta la cuarta generación de la familia, que el año 2014 la vendió a la banca andorrana Mora Blanc y que, actualmente, está en proceso de destinarla a casa-museo de Gaudí.

La casa Batlló es el resultado de la reforma de un edificio existente que realizó Gaudí el año 1906, en la que se denominó “manzana de la discordia”, ya que en ella habían intervenido arquitectos de gran prestigio de la época como Lluis Domènech i Montaner, Enric Sagnier, Marcel·lià Coquillat y Puig i Cadafalch. Gaudí fue el último en intervenir y, curiosamente, el edificio que no derribó, como era la intención de su propietario Josep Batlló al comprarla, había sido diseñado por Emilio Sala Cortés, uno de los maestros de Gaudí.

El proyecto de reforma tiene un total ocho plantas, incluida la planta sótano, ya que el arquitecto levantó un quinto piso para los servicios de la casa. En la reforma puso gran interés en el diseño de la fachada, el piso principal, el patio de luces y la azotea, ya que, como hemos comentado, fue el último en actuar en la manzana. Fue muy respetuoso con la recién construida casa Amatller de Puig i Cadafalch y por ello cambió de ubicación el torreón previsto inicialmente colindante con dicha obra. En el año 1993 la familia Bernat, propietaria de Chupa Chups, compró el edificio y lo transformó en el actual producto turístico cultural “visita a la casa Batlló”.

Gaudí no sólo diseñó todos los espacios de la casa Batlló sino que diseñó el mobiliario y la amuebló. Actualmente estos muebles forman parte de varias colecciones públicas y privadas por lo que imaginar cómo era la casa en su momento sólo es posible gracias al archivo fotográfico de la familia.

El estado patrimonial de la casa “residencial”, sin los muebles diseñados por Gaudí, podríamos considerarlo de difunto. Para musealizar el edificio de la casa Batlló y acercar la magia de su arquitectura a gran número de visitantes se barajaron y buscaron distintas soluciones. En primer lugar, se tenía que organizar un complicado recorrido por los espacios de las 8 plantas de la casa, organizados alrededor de un patio interior, conectados entre sí mediante la escalera y el ascensor y con dos salidas exteriores. En segundo lugar, era necesario recrear la imagen histórica de las habitaciones y mostrar el mobiliario original inexistente. Por último, poner en valor el significado dado por el arquitecto a las formas arquitectónicas y decorativas y, todo ello, sin grandes impactos visuales y estructurales en el edificio.

La solución de una videoguía en soporte tableta, cumple todos los requisitos señalados anteriormente.

CASA BATLLO1

En primer lugar, es un navegador basado en sistema de posicionamiento interior (Navarro, et. al., 2016) que permite al visitante desplazarse libremente por todos los espacios musealizados tanto del interior como del exterior del edificio. A su vez en cada espacio indicado con un símbolo la guía, mediante videos 360º, permite ver cómo era la casa cuando vivía en ella la familia. Para ello se realizaron reconstrucciones virtuales tridimensionales, con técnicas de modelación 3D, con todos los muebles y elementos decorativos originales diseñados por Gaudí. También la guía funciona como herramienta de descodificación de las distintas fuentes de inspiración del arquitecto que, mediante animaciones en 3D, vivifica las formas orgánicas fósiles incrustadas en las paredes de la casa.

Por último, es importante destacar la incorporación en la guía de la realidad aumentada, que facilita la comprensión de la compleja estructura y da visión global del edificio. Se activa al enfocar la maqueta del edificio, ubicada en una de las habitaciones centrales de la visita y permite visualizar la estructura tridimensional del edificio.  En la maqueta se pueden observar las vistas interiores de todas las plantas del edificio, los materiales de acabado con sus texturas y los muebles de época ubicados en ellas. También pueden verse los dos patios interiores, la escalera principal que los une, y todos los materiales originales.

20151127_124423

batll.jpg

Mediante la tecnología de la realidad aumentada, la visualización de la maqueta corpórea permite observar cómo eran a principios del siglo pasado las distintas estancias del edificio.

Prueba de todos estos logros es el hecho de que la casa Batlló ocupa las primeras posiciones en las listas TOP de los lugares turísticos a visitar en Barcelona.

 

 

Nota: Este artículo es parte de la publicación Grevtsova, I. (2017). Cómo la tecnología está cambiando nuestra manera de visitar edificios históricos. Smart Building, nº4.

Advertisements

Leave a Reply

Fill in your details below or click an icon to log in:

WordPress.com Logo

You are commenting using your WordPress.com account. Log Out / Change )

Twitter picture

You are commenting using your Twitter account. Log Out / Change )

Facebook photo

You are commenting using your Facebook account. Log Out / Change )

Google+ photo

You are commenting using your Google+ account. Log Out / Change )

Connecting to %s